avance…

02/03/2009

A veces sueño frases absurdas. Quiero pensar que son fragmentos

de otras que dije o igual no, pero debí decirlas. A veces callamos

porque no nos da tiempo a separar unas imágenes de otras

y todas a la vez nos abruman y confunden. No es fácil

separar las raíces subterráneas de las magnolias, por ejemplo,

del temblor ante unas manos abiertas. Mi hermano huye

de los médicos porque la enfermedad le espanta. Yo, a diario,

visito todas las consultas de la ciudad por idéntico motivo. El miedo

tiene efectos inverosímiles. ¡Qué miedo el azul del cielo! ¡Negro!

decía Juan Ramón mientras buscaba una mansión con vistas

a todos los hospitales del universo. Yo tengo miedo ahora

a esas frases absurdas que sueño, miedo si las dije o miedo

si las dejé enterradas en el silencio y ahora despiertan

y me agarran, nocturnas, para exigirme su presencia entre las ubres

agonizantes de estas páginas. Yo tengo miedo ahora

a ese sin decir que acumulamos porque no sabemos cuánto

de inacabado nos pertenece y cuánto, en realidad, nos sobra.

La precisión es siempre una verdad a medias, una fractura

de los sentidos, una brecha que presentimos irreparable

cuando una simple gota de sangre nos recorre la espalda

y ni siquiera recordamos el lugar exacto, el origen de la herida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: