Escrito en el Moleskine 4

07/02/2012

(…) Estás a punto de dormirte y te quedas inmóvil para no romper el hechizo del instante. Pero, de repente, comprendes; y lloras o ríes y hablas o callas sin motivo alguno. Puro sentido sin el apoyo habitual y permanente de los sentidos. Al fin no sientes nada -nada en concreto- y la realidad es sólo ese espasmo que igual te contrae que te expande. Dije inmóvil, pero debí escribir expectante. (…)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: