Despidiendo el año…

16/12/2012

Soneto XI de El Árbol de Teneré. (Editorial Calima, 2012)

 

Nunca podré contarte todo lo que hice,
ni lo que escribí en las páginas,
que ya arrojé al fuego. No tengo
otra memoria que estas huellas cinceladas

en el cristal de un cráneo, en la arena
femenina de las playas, en el acordeón
y en la resaca, en los ángulos más ambiguos
del lecho en oleadas, dulces y agrias,

tenaces y obsesivas. Nunca sabrás
de mi miedo al cruzar, solitario, los puentes
y sentir que los nuncios de las sombras

me hieren con sus dardos refulgentes
y su voz de ultratumba. Y al llegar a casa
me duermo sudoroso, pero aterido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: