De el árbol de Teneré…

04/12/2014

Han construido una catedral en el centro del cementerio.
No una elegía de cúpulas. No un órgano de agujas
en las venas del légamo. No un torreón de incienso
en un bancal de niebla o en una necrópolis marina.

Han construido un templo en el lecho reseco del río
y hasta allí acuden las barcazas con sus velas de luto
y sus rosarios de madera. Han levantado un monumento
y unos parterres rodeados de flores y alcancías.

Parece que la muchedumbre espera un milagro,
una levitación, un prodigio cualquiera,
un instante de paz o un sarpullido de asombro.

No sé si entrar arrodillado o si hacerlo descalzo.
Temo que al besar tus labios de mármol
se deshaga el hechizo y la multitud nos apedree.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: